lunes, 22 de junio de 2015

Marfil.


        Y aquel olor a mojado volvía a enredarse entre mis dedos, aquella fugaz humedad volvía a colarse en mi boca y aquel suave tacto olía a marfil. Como aquel libro olvidado en el último estante, como aquella sonrisa bajo la estrella del verano. Y aquel olor a mojado que me erizaba la piel,  aquella fugaz humedad que me llenaba los ojos y aquel suave tacto se hizo parte de mi.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una espina menos.