domingo, 3 de noviembre de 2013

Felicidades.

Dos, cuatro, seis, ocho...el tiempo pasaba sin que ella se inmutara. Graciosa, sencilla, de pelo oscuro, tumbada en la cama eso te lo aseguro. Diez, doce, catorce... amable, graciosa y frágil, como el resto quizás, ¿que más da? Ella era única, de verdad. 
Dieron las doce y era mayor, tal vez no por dentro....cambió su exterior. Dulce y alegre, como los cerezos en flor. Siempre presente, quizás en tu mente. Un año mayor, seguía siendo un amor. Atenta, dedicada, un poco alocada, ¿que iba a hacer ella? Estuvo enamorada. 
Ojos claros, mente sana...vivía extrañada ¿que más da? aún así amada. Cumplía otro año, seguía igual de guapa. Con esto se despide, la pequeña enrevesada.




1 comentario:

Una espina menos.