miércoles, 19 de diciembre de 2012

Lluvia

Suave, lento, como el viento en un mañana de invierno. Se acerco la taza a los labios y tomo un sorbo de aquel liquido oscuro humeante, se sentó en la cama, mirando por la ventana, llovía. Las gotas estampadas contra la ventana bajaban delicadamente hasta morir en el marco de la misma.Una tras otra se lanzaban de cabeza hacia su muerte, sin ser consciente de su efímera vida, de lo poco que dura, de que en el momento de mayor esplendor, todo se va al traste tal vez.
Una tras otra bajando delicadamente, saboreando cada instante...sus compañeras, ajenas a todo,  descienden desde las alturas sin saber su destino, sin saber de donde provienen ni de donde acabaran... como nosotros.





Aprovecho para comentar que ya se ha cerrado la encuesta de la entrada más votada, podéis verla pinchando aquí
No olvidéis comentar y pasaros por el resto de entradas.

2 comentarios:

  1. Y esto es la demostración de que los detalles marcan la diferencia. A ver quién es capaz de escribir con tanta delicadeza y precisión sobre la lluvia. Genial, Raúl :)3500 ommusat

    ResponderEliminar
  2. Dios, Raúl. Vale, me has enamorado. ¿Pero cómo puedes transmitir tanto en una simple descripción de unas gotas recorriendo una ventana? ¿Y dices que no escribes bien? Es para pegarte...Ha sido breve, pero desde el principio hasta el fin espectacular.

    Un besazo! <3

    ResponderEliminar

Una espina menos.