sábado, 22 de septiembre de 2012

Como deseos en la noche.

Se mueven elegantes, haciendo soñar...pequeños trozos de cielo, mandados aquí para recordarnos que las buenas cosas, son pequeñas y breves, que tan pronto se posan en tu mano como desaparecen sin decir adiós... echas para iluminarte en las noches mas oscuras, pues hasta en el lugar mas recóndito del planeta hay luz, hay alegría... hay esperanzas.



Revolotean a tu alrededor, jugando con tus sombras, que son sus compañeras de fatigas, amándose y deseando, pero sin poder estar cerca, separados, otra vez mas, por la distancia...te recuerdan que siempre hay algo bonito en lo que pensar, te recuerdan que tu también debes brillar, como las luciérnagas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una espina menos.